Enlace a Facebook
15
JUN
2017

Cooperación Público-Privada permite diagnosticar 32 centros educativos en materia de infraestructura

Autor: nitzi.picado.deleon@mep.go.cr

Como parte de una alianza de cooperación entre la escuela de Ingeniería Civil de la Universidad Fidélitas y la Dirección de Infraestructura y Equipamiento Educativo (DIEE) del Ministerio de Educación Pública, se realizó un análisis para diagnosticar y evaluar 32 centros educativos del país en cuanto a código sísmico , accesibilidad y servicios se refiere.

Los centros educativos diagnosticados se ubican en los cantones de Desamparados, El Guarco, Dota y Tarrazú. La elección de las zonas se realizó en conjunto con la DIEE, donde se consideraron posibles riesgos por la ubicación geográfica.

El Ingeniero Diego Sandí Alvarado, investigador principal, señaló que el proceso de investigación desarrolló un estudio para cada escuela aplicando tres matrices relacionadas con accesibilidad, riesgos por accidentes y servicios. Parte del estudio realizado a los 32 centros educativos consistió en dividir el riesgo y vulnerabilidad en seis distintas áreas: accesibilidad, riesgo por accidentes, servicios, riesgo por desastres naturales, riesgo por incendio y  vulnerabilidad sísmica.

El Director de la Carrera de Ingeniería Civil Carlos Fernández Córdoba  considera que la investigación tiene un gran valor porque toca una de las áreas más importantes para el desarrollo del país como es la educación y sus espacios de formación.

Fernández Córdoba señaló que en la Universidad Fidélitas estamos convencidos de que las carreras de Ingenierías y en este caso Ingeniería Civil, deben  impactar en la sociedad costarricense,

La primera parte de la investigación se considera de extensión universitaria, analizó cada centro con sus particularidades, generando datos confiables a los que se les dio un carácter estadístico para realizar un  diagnóstico y plantear recomendaciones. Esta información fue entregada en formato de fascículo a cada escuela, señalaron los ingenieros Fernández  y Sandí.

Otro aspecto importante es que las matrices contienen los parámetros aplicables para otras instituciones.

Se trata de  un proyecto de gran impacto social porque realiza  un diagnóstico de los centros educativos y hace recomendaciones de mejoras. “Desde  la Rectoría destacamos y promovemos acciones de responsabilidad social como una forma de educación universitaria”, añadió Ana Isabel Solano Brenes, Rectora de la Universidad Fidélitas.

Para Walter Muñoz, director de Infraestructura y Equipamiento Educativo del MEP, el acercamiento de la empresa privada fortalece el trabajo de su dependencia y es una de las muchas vías utilizadas para lograr mejorar la infraestructura de escuelas y colegios a nivel nacional.

“A nivel de gobierno hemos realizado un gran esfuerzo al dotar de más recursos económicos la inversión en infraestructura educativa; tenemos modificaciones en los planos prototipos y trabajamos de la mano de las comunidades. El rezago en materia de infraestructura es muy grande pero gracias a estas alianzas mejoramos y buscamos soluciones”, indicó Muñoz.

El trabajo con la Universidad continuará. Los resultados evidencian que hay faltantes en infraestructura y que se pueden realizar mejorar cualitativas a través de las juntas de educación.