Logo Gobierno de Costa Rica
Logo Facebook Logo Vimeo Logo YouTube
16
JUN
2015

Sólidas bases para la educación pública: los años de Juan Rafael Mora Porras.

Autor: Juan Durán Luzio

Se ofrecerá en estas notas una enumeración de hechos y actividades en torno a las preocupaciones, proyectos y logros educacionales durante las administraciones de Juan Rafael Mora Porras. Y esto, con el fin de divulgar algo más otra de las tantas contribuciones de este visionario presidente al desarrollo y progreso de Costa Rica.

Nos referiremos en primer término a una sugerente coincidencia: en 1814 se abre en San José la Casa de Estudios de Santo Tomás y a un par de cuadras de allí nace, ese año, Juan Rafael Mora. La casa de estudios es hija del impulso renovador  que las cortes monárquicas reunidas en Cádiz tratan de imprimir a las colonias, pero así y todo no pasa de ser una institución  de enseñanza preparatoria y media, que como casi todas estas casas, dedicaba la mayor parte de sus actividades a los fines de la iglesia católica. Se enseñaban ahí las primeras letras y las disciplinas de Gramática, Filosofía y Cánones y Teología moral, es decir, bases de una enseñanza destinada sobre todo a la preparación de los jóvenes para la carrera clerical.

Después de la independencia, la casa de Santo Tomás se va modernizando, prueba de ello es la publicación en 1830 de un texto titulado Breves lecciones de arismética para el uso de los alunnos de la Casa de Sto. Tomás conpuesta por el Br. Raf. Osejo catedrático en ella; recién llegaba la imprenta a Costa Rica y esta obra porta el honor de ser el primer libro impreso en el país.

Se preocupó también el bachiller Osejo, profesor venido desde Nicaragua para enseñar en esa Casa, de producir en 1833 otro texto de enseñanza científica cual fue  Lecciones de Geografía en forma de catecismo, comprendiendo una adición acerca del Estado libre de Costa Rica.

Poco después, en 1843, José María Castro Madriz, sobre la base de la anterior casa de estudios, funda la Universidad de Santo Tomás, tratando de orientar sus propósitos hacia los nuevos objetivos de la República; pero no es sino hasta 1850, bajo el presidente Mora, cuando tiene lugar la conversión desde esa antigua institución de enseñanza hacia una Universidad moderna, acorde con los tiempos de progreso y libertad que se anunciaban. El día 15 de septiembre de ese 1850, durante  su primer mandato, el presidente Mora inauguró las  Facultades de Medicina y Jurisprudencia.  En su discurso dijo entonces: “en el establecimiento de las facultades de medicina y de ciencias legales y políticas, que coincide hoy con la celebración del aniversario de nuestra independencia, permítaseme manifestar que el Gobierno se complace en prestar una de sus más preferentes atenciones al ramo de Instrucción pública, porque este es su deber, y porque tiene la convicción propia de que la difusión de los conocimientos útiles es indispensable a los adelantamientos de la sociedad.”

Como prueba de esa atención preferente, el Estado se había propuesto dotar a la universidad con una residencia acorde con su elevada misión, por ello, en discurso de rendición de cuentas ante el Congreso, el 1 de mayo  de 1852, el presidente Mora confirmaba con hechos sus ideales: “La instrucción, esa luz del entendimiento, se difunde provechosamente, aunque no tanto como yo ansío y debe ser. No está lejos el día en que veremos terminado el hermoso edificio de la Universidad. Al lado del templo de la Divinidad veremos alzado el templo de la inteligencia donde acuda a ilustrarse la juventud estudiosa que es la esperanza de la patria.”

Nunca dudó Mora que el saber y la ilustración eran las mejores vías hacia el orden, el progreso y la civilización, como sostenían los pensadores más respetados del momento; también supo con claridad que la instrucción conducía a la democracia y la ignorancia, a la anarquía y el desgobierno... 

Para seguir leyendo, descargue el archivo adjunto.

AdjuntoTamaño
Los años de Juan Rafael Mora Porras.doc42 KB
 

Archivo