3,2,1... ¡Encendamos la esperanza!