Logo Gobierno de Costa Rica
Enlace a Facebook, carga en una nueva ventana Enlace a Instagram, carga en una nueva ventana Enlace a YouTube, carga en una nueva ventana
Comunidad educativa y autoridades cortan una cinta de bandera como simbolismo
31
AGO
2021

Escuela B-Line de Matina se construyó sobre pilotes para seguridad de sus estudiantes

Autor: [email protected]

Construida sobre pilotes para proteger de las lluvias e inundaciones a 340 estudiantes y a 28 colaboradores entre docentes y administrativos, así como el mobiliario, la Escuela B-Line de Matina fue entregada oficialmente este lunes por el presidente de la República, Carlos Alvarado, en la gira por la provincia de Limón.

Acompañado de la Primera Dama, Claudia Dobles; del vicepresidente y coordinador político de la Mesa Caribe, Marvin Rodríguez, y de la ministra de Educación, Guiselle Cruz, el mandatario visitó previamente la Escuela La Herediana en Siquirres, cuyas obras de mejora también concluyeron en plena pandemia.

El Ministerio de Educación Pública (MEP) invirtió ₡1.230 millones en la Escuela B-Line en dos etapas constructivas desarrolladas y ₡651 millones en la Escuela La Herediana.

“Hemos trabajado fuertemente para dotar a Limón de centros educativos modernos, espaciosos y con todas las comodidades. Las mejoras en estas escuelas devuelven motivación y punto de referencia para la población. La alegría y la satisfacción de estas niñas y niños son un enorme aliciente para nuestro Gobierno. Trabajaremos incansablemente para seguir mejorando las condiciones de la niñez y la adolescencia de Costa Rica”, afirmó el mandatario luego de los recorridos por las instituciones en su primer día de gira por Limón.

Cuidado con las inundaciones. El centro educativo de B-Line se construyó sobre pilotes con el fin de proteger de las inundaciones a las 340 personas estudiantes y 28 colaboradores, entre personal docente y administrativo, así como para resguardar el mobiliario y los equipos.

Durante más de una docena de ocasiones en los últimos 16 años, las lluvias afectaron esta institución. De hecho, cada anuncio de una tormenta u onda tropical en el Caribe provocaba mortificación y congoja para la comunidad, cuenta Flor Mendieta, directora del centro educativo.

Actualmente, la escuela tiene ocho aulas de las cuales dos son de apoyo, laboratorio de cómputo, aula de inglés, salón de música, comedor estudiantil, dos aulas de preescolar y cancha techada con gradería, baños y duchas.

Ian Cabalceta Gutiérrez, estudiante de sexto grado y testigo de los malos ratos vividos por las lluvias, asegura que hoy se siente seguro en las renovadas instalaciones. “El ambiente agradable lo merecemos todos los estudiantes de Costa Rica”, dijo el menor.

Para la directora Mendieta concretar este proyecto fue un gran logro para la comunidad; no duda en calificarlo como un sueño hecho realidad. “Hoy disfrutan de una infraestructura de calidad como ellos se lo merecen, por lo que nos sentimos satisfechos con la obra realizada”, expresó.

Como coordinador de la Mesa Caribe, el vicepresidente de la República, Marvin Rodríguez, siguió de cerca el avance del proceso constructivo en la escuela y su conclusión. “Con las obras realizadas estamos protegiendo a las niñas y los niños de B-Line, así como sus sueños y el esfuerzo de maestros, funcionarios y la comunidad”, detalló.

La mayor parte de la población educativa de B-Line es vulnerable, por lo que el comedor y otros subsidios son grandes apoyos para el estudiantado.

Debido a que solo 120 infantes contaban con conexión a internet, el trabajo colaborativo del cuerpo docente y la Junta de Educación fue de gran ayuda para que los niños siguieran vinculados al sistema por medio de la educación a distancia en la mayor parte del 2020 y el modelo combinado en este 2021.

Anhelo de una década. La Escuela La Herediana es un sueño conquistado por la comunidad y la Junta de Educación luego de una década de lucha y espera. Ahora, la institución cuenta con 10 aulas académicas, cubículos para la atención de educación especial, baterías sanitarias, comedor estudiantil y gimnasio.

“Ver esta obra terminada es una gran satisfacción para nosotros. Esta lucha comenzó en el 2010 cuando le pusieron una orden sanitaria por no cumplir la Ley 7600. Y no solo eso, la escuela ya estaba muy viejita: no había batería de servicios sanitarios, sino solo dos baños. Además, nos dijeron que la electricidad era una bomba de tiempo. Imagínese: logramos que hasta gimnasio tiene”, explica María Cordero Quirós, presidenta de la Junta de Educación.

Para Elsi Sequeira Moncada, directora del centro educativo, esta escuela nueva cumple con todos los requisitos para que el estudiantado viva su experiencia educativa con mayores comodidades y mejores espacios para su desarrollo. “El tamaño de las aulas nos ha permitido atender a los subgrupos ahora con el modelo combinado durante la pandemia; en la escuela viejita no se hubiera podido”, dice.

Abigail Román Cervantes, de 11 años y alumna de sexto grado, da fe del positivo cambio en la infraestructura de la institución. “La escuela me tiene encantada. Es más divertida porque hay más espacio para jugar felices y andar chiroteando. Yo no la he disfrutado tanto porque ya casi voy para el colegio, pero los chiquititos la van a disfrutar más, le van a sacar más el jugo, como mi hermana que tiene 7 años”, contó la niña, quien asegura que lo peor de la pandemia ha sido el distanciamiento de sus compañeros y que espera verlos a todos al menos el día de la foto grupal para la graduación.

La Escuela La Herediana, fundada en 1958, tiene 177 estudiantes (38 de preescolar y materno y 6 en estimulación temprana) y 31 docentes y funcionarios administrativos; además, en las mismas instalaciones funciona un CINDEA (Centro Integrado de Educación de Adultos), que tiene 170 alumnos.